Organizando su boda en una villa de época de Liguria logrará un ambiente aristocrático para la celebración típico de la Belle Époque, cuando la nobleza inglesa y del norte de Europa se construía magníficas residencias neoclásicas y eclécticas rodeadas de frondosos y exuberantes jardines botánicos.